domingo, 31 de mayo de 2009

Asco. Rabia. Ira.

Primero, los hechos.

Han salido a la luz los terribles abusos que vivieron alrededor de 35.000 niños entre los años 50 y 80 en más de 200 instituciones controladas por la Iglesia Católica en Irlanda. Los informes hablan de abusos físicos, sexuales y emocionales, tales como violaciones, actos pedófilos, prevención de comida, encierros…

Asqueroso. Repugnante. Vomitimo.

En estos días aparece un tal monseñor Cañizares, que lo de señor creo que le sobra hasta en el nombre, y dice en una entrevista en TV3, que los abusos si, que son condenables y todo eso, pero que “son menos graves que el aborto”. No contento con eso, manifiesta que “la ley del aborto del Gobierno central tiene como punto de referencia el desconocimiento de la verdad del hombre y de los derechos humanos”, también que "el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero quiere hacer una sociedad y una cultura totalmente nuevas" y que “los preservativos no son la solución a la enfermedad (refiriéndose al SIDA), y consideró que hace falta más educación sobre la sexualidad, el matrimonio y la familia.”

Ahora, la ira ciega.

No sé ni por dónde empezar, porque la rabia que siento se me amontona en las neuronas y no deja paso a los pensamientos lógicos y razonables. Primero, no sé en calidad de qué dice que unos abusos a niños son menos graves que el aborto. Ese feto que no nace, que no llega a ser un ser humano, no tiene ninguna conciencia de lo que ocurre, son un cúmulo de células, un preludio de lo que será un humano. Y esos niños a los que han destrozado la vida son niños con sentimientos, con una vida ahora truncada, con un futuro lleno de consultas de psicólogos y psiquiatras que intentarán enseñarles a vivir con todo ese sufrimiento, porque olvidarlo, será imposible. Y no estoy hablando de la ley del aborto que quiere implantar ahora el gobierno, que eso sí me parece discutible.

Y se atreve a hablar de que el gobierno desconoce la verdad del hombre… ¿Y lo dicen quienes rechazan la teoría de la evolución humana? ¿Quienes hablan de charcos de barro y costillas?. Vamos hombre, que parece un chiste si no fuera todo tan macabro.

Ahora resulta que los preservativos no solucionan el SIDA, que no, que eso debe ser una milonga que se ha inventado TODA la sociedad médica porque les apetecía darle una salida al látex que les sobraba. Por favor, un poco de rigor. Si, es verdad que hace falta más educación sobre la sexualidad, sobre todo de la misma clase que la que les impartieron a los “animales” con sotana que abusaron de todos esos niños y les destrozaron la vida…

Estoy de acuerdo en que este gobierno quiere crear una sociedad y una cultura nueva, una que esté limpia de toda la mierda y podredumbre que ha ido impregnado la iglesia católica a todas las generaciones de las que ha formado parte. Una sociedad sin complejo de culpa de ningún pecado que no han cometido, una sociedad dispuesta a aceptar los avances de la ciencia, una sociedad que no se ancla en el pasado, que no cree en cuerpos que salen del barro ni en serpientes que bajan de los árboles. Una sociedad limpia, que ya es mucho más de lo que pueden decir ellos de la “organización” o como quiera que lo llamen a ese grupo tan “impecable” al que pertenecen.

Y que conste que no hablo en ningún momento de Dios, que eso es muy diferente. Hablo de los que dicen que son su representación en nuestro mundo. Ese hombre, si existe, tiene que estar revolviéndose donde quiera que esté viendo lo que están haciendo estos personajes en la tierra. Debe sentirse muy mal representado. Y no me extraña.

(Y no he puesto foto en esta entrada como suelo hacer porque si tengo que poner una imagen de este personaje, antes prefiero clausurar el blog.)

3 comentarios:

Melinda dijo...

Comparto tu ira ante semejantes declaraciones.

Un besote

Angelosa dijo...

Hola, perdón por entrar sin ser invitada, tambien comprendo tu enfado, yo soy creyente, no practicante, pero con lo que no practico es con la iglesia, ni con todo lo que le rodea, ellos siempre estan hablando de ayudar a la gente y cuando se les necesita no los encuentras, es indignante la declaración. Vendre a visitarte más a menudo si no te importa.

Un beso

Isamar dijo...

Angelosa, por Dios (nunca mejor dicho) jeje... Eres bienvenida, no tienes que pedir permiso para entrar. Y comparto tu opinión, yo creo que la iglesia tiene los días contados, ya bastante se han aprovechado de todo lo que han querido a lo largo de la historia. Un beso!!

Melinda, guapa!!! Otro besote para tí ;)